El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 


Cinco Preguntas para Elegir una Vivienda

Basándonos en los principios del feng shui y teniendo en cuenta los aportes contemporáneos de la baubiología (biología de las
construcciones) hemos elaborado la siguiente guía:

Primera pregunta ¿country o ciudad?

Cada uno tiene sus ventajas y sus desventajas. La ciudad permite, desde un punto de vista global, un mejor aprovechamiento de los
recursos y de la energía: la translados, por ejemplo, tienden a ser más cortos. Sin embargo, el habitante de una ciudad pasa, en un día
normal de trabajo, más del 80% de su tiempo en ambientes interiores, deprivado del contacto con la naturaleza y expuesto a materiales
artificiales.
La concentración de ciertos contaminantes del aire puede ser bastante mayor en la ciudad. Además, el ruido y la densidad excesiva de
población pueden ser factores de stress. Por otro lado, no debe pensarse que una casa en un country asegura automáticamente y por sí
misma una mejor calidad de vida, si no se tienen en cuenta ciertos factores que iremos desarrollando a continuación.

Segunda Pregunta: Pasado y Agenda del lugar: ¿Qué había aquí antes?

Los agentes inmobiliarios ingleses que trabajaban en Hong Kong descubrieron muy pronto que sus clientes asiáticos adeptos al feng shui
tenían muy en cuenta la historia de un lugar o vivienda antes de adquirirlo: por ningún motivo aceptarían adquirir un local o vivienda en
la cual los dueños anteriores hubieran quebrado económicamente.
Más allá de estas creencias, es importante conocer los usos anteriores de un predio, especialmente si no siempre fue residencial. Si hubo
anteriormente establecimientos industriales, es posible que hayan quedado trazas de contaminantes en el suelo.
Predecir el Agenda no es posible, pero es bueno preguntarse, al adquirir una propiedad, cómo será ese lugar de aquí a 5 años y aún, de
aquí a 25 años y si conservará todavía las características que hoy lo hacen deseable para nosotros. 

Tercera Pregunta: ¿Cómo es el Entorno?

1. El Tigre y el Dragón

Según los principios del feng shui, el lugar ideal para la localización de una vivienda tiene forma de “sillón”, con un respaldo por detrás y
dos “apoyabrazos” representados simbólicamente por un Tigre (a la derecha) y un Dragón (a la izquierda). El frente de la casa mira al
Sur (para nuestro hemisferio, la equivalencia sería el Norte). De este modo, el lugar nos “abraza”, creando un sentido de pertenencia y
protección. Además, esta configuración tiende a coincidir con las condiciones básicas de un buen lugar: luz solar, vientos moderados,
buen drenaje. Ahora bien, aunque en las planicies de nuestra Pampa húmeda difícilmente encontremos un Tigre y un Dragón, lo
importante no es el símbolo sino la función. En el campo muchas veces “el monte” que protege a la casa de los vientos más fríos e
intensos reemplaza al Tigre y al Dragón. También, una casa con forma de “U” reproduce la forma de “apoyabrazos” y crea un espacio
óptimo.como elegir una vivienda

2. Los alrededores


La presencia cercana de industrias, centrales termoeléctricas, autopistas y estaciones de
servicio puede comprometer la calidad del aire que respiramos, no sólo en la ciudad sino
también en el country. Es difícil precisar en este caso la distancia “segura” a alguna de
estas fuentes de contaminación, debido a que entran en juego otros factores como la
topografía, la vegetación y los vientos predominantes: para una autopista podemos fijar
tentativamente una distancia mínima de 50 metros, siempre y cuando haya barreras
vegetales que filtren el aire y el ruido. El uso de pesticidas para el mantenimiento de
parques y jardines agrega un factor adicional de contaminación, aunque más fácilmente
controlable que los anteriores. La distancia óptima de una vivienda con respecto a una torre
de alta tensión es de 150 m, en caso de duda lo mejor es hacer un relevamiento con un
gausómetro, que nos permitirá detectar las áreas más afectadas dentro de la casa.
Del lado positivo, es ventajoso contar en los alrededores de nuestra vivienda con medios de transporte, parques, senderos, “bicisendas”,
centros culturales y lugares de abastecimiento. Desde el punto de vista funcional se considera a “los alrededores” como el radio que
podemos cubrir en un viaje de cinco minutos en automóvil, o tres cuadras a pie en una ciudad. 

Cuarta Pregunta: ¿Cómo es la Casa?

1. Orientación

Como hemos visto, los antiguos practicantes de Feng Shui elegían el punto cardinal más asoleado (el sur para ellos y el norte para
nosotros) para orientar el frente de la vivienda o palacio. La luz del sol es un estimulante natural y una casa mal orientada, que no
recibe luz solar en las habitaciones apropiadas, resulta inevitablemente lúgubre y triste. Las orientaciones “ideales” serían
    • Norte: Entrada.
    • Sur: Recibe una luz pareja y suave. Ideal para estudios y lugares de trabajo.
    • Este: Recibe la luz del amanecer, importante para los lugares que se usan al comenzar el día: dormitorios, cuartos de
      baño y cocina.
    • Oeste: Luz intensa durante la tarde. Ideal para lugares que se usan preferentemente al atardecer: salas de estar,
      porches, jardines, piletas.

2. Materiales


Desde el punto de vista de la bau-biología la casa es nuestra “tercera piel” y como tal debe “respirar” es decir, permitir el intercambio
de gases. El ladrillo, en ese sentido, es un buen material. Hoy día es muy difícil conseguir materiales sanos, pues los condicionantes
económicos se priorizan y el porcentaje de materiales sintéticos y artificiales tiende a ser cada vez mayor dentro de la vivienda. Los
materiales ideales para los revestimientos  interiores de la vivienda son los cerámicos, el corcho, el linóleo y la madera. Es preferible
evitar (dentro de los límites de lo posible) los revestimientos vinílicos, los aglomerados y las fibras sintéticas. Las pinturas al látex y los
empapelados vinilizados (no vinílicos) son aceptables. También los tratamientos para pisos de madera a base de poliuretanos, que
reemplazan ventajosamente a los plastificados tradicionales.
3. Aventanamiento

Es erróneo creer que cuantas más ventanas tenga una casa mejor, porque será más luminosa y tendrá mejores vistas. La luminosidad
depende de orientar adecuadamente las ventanas y no de ampliar innecesariamente la superficie vidriada. Tradicionalmente el feng shui
considera a las ventanas como puntos a través de los cuales se “expulsa el chi o energía vital”. Esta apreciación no está nada lejos de la
verdad, las ventanas pueden ser responsables de la disipación de hasta el 80% del calor generado en la casa. En invierno, la superficie
vidriada puede estar hasta 20°C más fría que el aire interior de la vivienda. Esto hace que los ambientes se perciban más fríos y exige
más calefacción y por lo tanto mayor consumo (un aumento de 2° de la temperatura interior requiere de un aumento del 12% del
consumo de combustible). Las ventanas de doble vidrio solucionan parcialmente este problema, también las persianas de madera. A la
inversa, en verano las grandes superficies vidriadas orientadas al Norte o Noroeste pueden alcanzar temperaturas de más de 40°, por el
efecto invernadero, exigiendo mayor refrigeración. La superficie vidriada no debería exceder el 40% del total de la superficie cubierta. 

La Quinta Pregunta: ¿Cómo me siento yo aquí?

No por ser la última es esta pregunta la menos importante. Modernos estudios acerca de la percepción visual demuestran que para cada
uno de nosotros hay una combinación de formas, tan específica como las huellas dactilares, que de inmediato nos produce una sensación
de bienestar. Es el “paisaje del alma”, el paisaje que llevamos dentro y que de inmediato nos produce una sensación de bienestar y
“pertenencia”. Nuestro cuerpo es el más sensible de los instrumentos y no debemos desoír sus intuiciones. Tomarse el tiempo necesario
para “sentir” el lugar debe ser parte esencial de nuestra decisión. Estas intuiciones, junto con un adecuado asesoramiento técnico, nos
darán las mayores probabilidades de realizar una elección acertada.