El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 


EL LINAJE

PARA ADQUIRIR la maestría en reiki, se pagan importantes sumas de dinero. Cuanto más puro sea el linaje del maestro, más cara resultará. Obviamente, a la cabeza del árbol genealógico de cada maestro está el Dr. Usui y cuanto más directa sea la descendencia, tanta más consideración se recibirá en los congresos y cualquier otro tipo de evento que se organice.
En Japón, hay más de una docena de escuelas y si bien se reconocen méritos al maestro Usui son muchos los que lo practican siguiendo líneas alejadas de sus enseñanzas, derivadas directamente del Rei fyuuu. La virtud que se le reconoce a este maestro fue la de unir las enseñanzas de esta práctica milenaria, establecida básicamente en el monte Kurama, con los principios del emperador Menji.
Teniendo esto en consideración, puede asegurarse que no hay nadie que pueda arrogarse en Japón la perfecta tradición de reiki, ya que han sido muchos los seguidores que fueron introduciendo, cada uno, sus propios agregados al método. En Occidente las cosas son diferentes: aquí se habla de «Gran Maestro», de linaje.
Cuando la maestra Takata comenzó a enseñar este arte, estableció que era la única que podía formar maestros y que éstos, sólo pueden formar alumnos de los dos primeros niveles.
Fundó para ello la AIRA (American International reikiAssociatlon).Organización ésta cuyo fin sería mantener la pureza del reiki y pensó que a su muerte nombraría sucesora (y Gran Maestra) a su nieta, Phillips Furumoto. Como ésta en su juventud no quisiera seguir las enseñanzas de Takata, la maestra no tuvo más remedio que formar a otra americana, Bárbara Weber, quien pasó a ser a su muerte Gran Maestra.
Cuando B.Weber se hizo cargo de la organización, introdujo cambios sustanciales: abarató los precios creando cursos más cortos y cambió el nombre al método por el de Radiance Technique®. Algunos maestros, no conformes con esto, se escindieron de la Al RA y capacitaron, a su vez, nuevos maestros. La nieta de la sra.Takata, por su parte, se nombró a sí misma «Gran Maestra» y creó la ReikiAlliance. En una reunión en Alemania, reveló un gran secreto hasta entonces bien guardado: para nombrar maestros no era necesario ser Gran Maestro, tal como proclamara su abuela.
Hoy, en Occidente, hay dos grandes linajes de reiki:
•               Usui, Hayashi,Takata, Furumoto.
•               Usui, Hayashi,Takata,Weber.
Todos cuantos han sido iniciados dentro de una enseñanza reglada, descienden de uno o de otro. Pero si alguien quiere prescindir de los linajes de reiki de la misma manera que se puede prescindir de la ropa de marca, debe escoger la vía de trabajar duro, de entrenarse según las enseñanzas de Rei Jyutsu, de Usui, de Hayashi, que se han ido recopilando y, de este modo, podrá ser un auténtico practicante de reiki.
Porque lo importante no es el linaje ni ser sintonizado en una mañana como si de una ordenación sacerdotal se tratara; lo fundamental es conectar con la energía y saber utilizarla.

ESCUELAS DE REIKIreiki



SON MUCHAS las ocasiones en las que una técnica oriental, tradicional o no, ha sido introducida en Occidente de la mano de supuestos maestros. También es frecuente que estos maestros no sólo desconozcan el idioma o la cultura que les ha dado origen sino que, además, su contacto con el método en cuestión haya sido apenas superficial y que, fascinados, hayan visto para él un hueco en el lucrativo mercado espiritual de Occidente.
Cuanto más esotérica sea la técnica, y cuantos menos conocimientos reales necesite (de medicina, de filosofía, etc.), mayor suele ser su difusión, así como la propensión a crear nuevas escuelas que, con ligeras modificaciones, pretenden descender de la auténtica enseñanza oriental.
En la actualidad, los maestros que imparten reiki son increíblemente numerosos, y no es para menos: a la hora de imponer las manos, no es necesario haber hecho tres o cuatro cursos de anatomía, otros tantos de fisiología, amén de aquellos que tratan específicamente las dolencias o disfunciones de cada sistema o de los necesarios para adquirir conceptos importantísimos de física o química.
Tampoco se requiere, como en la escuela fundada por el maestro Mikao Usui, que un discípulo pase un buen tiempo haciendo reiji (diagnóstico reiki) para comprobar por sí mismo hasta qué punto conoce y controla la energía; un fin de semana basta para convertir a cualquier persona en sanador profesional, previo pago de precios que alcanzan los 2.000 dólares, y recibir del maestro el símbolo o la frase secreta que será la que opere el milagro.
En definitiva un negocio redondo.
La primera reflexión que cabe hacer es cómo alguien puede considerar espiritualmente elevado el cobrar semejantes sumas por 48 horas de su tiempo dedicadas a enseñar a otros a curar enfermos que sufren.
Más incongruente aún es que las mismas curaciones sean especialmente caras; sobre todo si se tiene en cuenta que los grandes maestros que han impuesto las manos (como Buda o Jesucristo) y de los cuales se supone que el maestro sigue sus pasos, lo han hecho siempre de forma absolutamente gratuita. Porque una cosa es cobrar el tiempo empleado en una sesión, lo cual es justo ya que el sanador tiene que vivir, pero otra muy diferente es pretender hacerlo de tal manera que puedan permitirse lujos a costa de la salud ajena. Eso de espiritual, no tiene nada.
Lo verdaderamente solidario y elevado, en todo caso, sería enseñarle al propio paciente los principios de reiki para que él mismo pueda mejorar su salud, cosa que pocos hacen porque significaría el fin de un suculento negocio. Esto de ningún modo invalida la eficacia de la técnica creada por el Dr. Usui, pero sí debe ser tenido en cuenta para no caer en manos de supuestos maestros cuya mayor habilidad es hacerse pasar por personas espiritualmente elevadas y ganar dinero complicando una técnica cuya base es muy sencilla por lo cual está al alcance de casi todo el mundo:
•               Llevar una vida basada en principios éticos y espirituales.
•               Erradicar del corazón los individualismos.
•               Amar al prójimo
•               Entrenarse cotidianamente en el manejo de la energía (para lo cual, conviene no desaprovechar el trabajo hecho en Japón por el maestro Usui y los discípulos que él formó ya que, de esta manera, el camino será considerablemente más corto).

NIVELES DE APRENDIZAJE

CADA UNA de las escuelas tiene su propio sistema de enseñanza y su propia división en niveles; el mismo maestro Usui,a medida que fue avanzando en la concepción de su método, estructuró sus lecciones bajo formas nuevas.
Hay corrientes que tienen hasta once niveles, pero por lo general las Escuelas de reiki tienen cuatro:
•               Nivel I o Shoden. En este estadio se enseña lo que podría denominarse «reiki físico». Se utilizan técnicas para curarse a uno mismo o a otras personas que conllevan el contacto físico.
•               Nivel II u Okuden. En esta etapa se enseña el reiki mental y emocional. Los discípulos que la terminan pueden tratar a los pacientes a distancia.Además, tienen una mayor capacidad energética con lo que las curas son más rápidas que las efectuadas por quienes sólo tienen el primer nivel. Se emplean símbolos y mantras que, por lo general, son transmitidos al discípulo por el maestro.
•               Nivel III o Shinpiden. En este nivel las enseñanzas que se imparten son espirituales. Se incluye en él la enseñanza de nuevos símbolos así como la manera en que se deben tratar diferentes elementos que pueden utilizarse en la curación, como son los cristales.
•               Nivel de Maestría. En esta etapa se enseñan los símbolos sagrados de Maestro y se prepara al alumno para poder transmitir las enseñanzas.

 









<ANTERIOR> --- --- <SIGUIENTE >
< - 2 / 3 - >