El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
ASTRONOMIA
ASTROLOGIA
HOROSCOPO
MOVILES-SMS
VIDENTES
LOS MAYAS
NOSTRADAMUS
TAROT
 
BIOGRAFIA
PROFECIAS
CENTURIAS
GRANDES PROFECIAS
TESTAMENTO
   
 


Profecía del Futuro de España de Nostradamus, las profecías que Nostradamus sentenció en sus Centurias para el tercer milenio, catástofres, y la Profecía del Futuro de España de Nostradamus

España también sufrirá por haberse olvidado de Dios. Su Rey será asesinado, hecho expreso en las dos cuartetas siguientes:

Profecía 873 (II-20)
Hermanos y hermanas en diversos
lugares atraídos,
Se encontrarán pasando cerca del
monarca:
Con templarán sus rasgos atentos,
Deplorando ver las marcas en
mentón, frente, nariz.

Profecía 874 (X-43)
El demasiado buen tiempo de
demasiada bondad real,
Hace y deshace con súbita
negligencia:
Ligero creerá el fallo de la democracia
leal,
Él puesto en muerte por su
benevolencia.

Después del atentado mortal contra el Rey, un Golpe de Estado Militar acabará con la democracia española y vendrán otra vez tiempos de dictadura, en el transcurso de la cual, grandes desastres pondrán a prueba a la población hispana.

Profecías de Guerra en Oriente de Nostradamus, todas las profecías que corresponden al Siglo XX, guerras, Francia, España, Guerra Mundiales. Profecías de Guerra en Oriente de Nostradamus


En la centuria I, cuarteta LV, Nostradamus ubica en Oriente Medio algunos movimientos terroristas que considera sectas, palabra que se adecúa perfectamente a todas las milicias y facciones que han ido apareciendo en estos países, como por ejemplo Setiembre Negro, la Organización para la Liberación de Palestina, la Djihad Islámica o los Revolucionarios de Egipto.

En esta misma cuarteta se define la guerra entre Irán a Irak, así como la situación global en Oriente Medio. «Habrá efusión de sangre de gentes que viven bajo el clima opuesto a Irak, hasta el puntp que la tierra, el mar, el aire y el cielo traerán la oscuridad cuando, durante el hambre, las facciones, los gobiernos serán responsables de pestilencia y de confusión».

Esta es la acertadísima interpretación que, de esta cuarteta, ha llevado a cabo Fontbrune en su libro Los cometas y las profecías. Nostradamus describió en esta cuarteta, de una forma clara y precisa, la guerra entre Irán a Irak. Efectivamente, ésta comenzó el 1 de Septiémbre de 1980, y produjo más de 500.000 muertos. El presidente Saddam Hussein, el día 17 de Septiembre del mismo año, denunciaba unilateralmente el acuerdo firmado en Argel, con el sha de Irán, el 6 de Marzo de 1975, mediante el cual el territorio quedaba dividido en dos partes iguales, atribuidas a los dos países ribereños, la vía fluvial formada por la reunión del Tigris y el Eufrates, denominada Chatt el Arab.

Desde 1980 la guerra estuvo encallada en las marismas del Chatt el-Arab. «Pestilencia» podría hacer referencia a la utilización de los gases por Irak, y nos hace pensar en las frecuentes imágenes de soldados iraníes abrasados o ciegos. Desde 1980, como todos sabemos por las noticias que de estos países nos llegaron, el Irán bombardeó las grandes ciudades de Irak con cohetes.

Una fiel interpretación de la centuria VIII, cuarteta LXX, nos haría pensar que, según Nostradamus, el vencedor de este conflicto sería Irán. Aunque luego, por la historia hemos visto que justamente sucedió lo contrario. «Entrará miserablemente, malvado, infame, tiranizando Mesopotamia».

La interpretación que da Fontbrune de este trozo de la cuarteta es que «el jefe iraní» tiranizará Irak (siempre teniendo en cuenta que anteriormente Irak era Mesopotamia, entre el Tigris y el Éufrates).

En cuanto a la guerra del Golfo Pérsico, existen indicios, frases, que agrupadas bajo la idea del conflicto bélico mundial, fin de siglo, fin de milenio, etc., podrían tener un sentido y hacernos creer que el problema del Golfo estaba ya en la mente del profeta. De hecho, la III guerra mundial podría empezar empujada por la acción de los ejércitos árabes.

No obstante, la estrofa XCIII de la tercera centuria es clara al respecto, y muy concretamente en relación al inicio del conflicto: «Nueva ley, nueva tierra ocupar». En otras estrofas se anuncia el final del conflicto: «Después de la victoria (...) vencedor sanguinario del conflicto discurseará, asar la lengua, la carne y los huesos». (Centuria IV, estrofa LVI).

Profecía de lo Mas Urgente de Nostradamus, las profecías que Nostradamus sentenció en sus Centurias para el tercer milenio, catástofres, y Profecía de lo Mas Urgente de Nostradamus

Fue dicho y está escrito, que el Hombre ha nacido libre, con el signo de la infinitud sobre su destino, independientemente de los márgenes aparentes del nacimiento y de la muerte, entre los que transcurre una fase del aprendizaje de su Espíritu, a la que él llama Vida o existencia. Dios le creó a su imagen y semejanza, pero él ha elegido libremente ser como es y seguir por el camino oscuro. Y eso es lo que no puede ser.

La Esencia Divina, siempre justa y equitativa, pero también siempre misericordiosa, hace casi dos mil años concedió al Ser Humano una fuerza ascensional con Jesús-Cristo y le avisó en el Apocalipsis del riesgo que corría si perseveraba en su proceder inicuo y lo incrementaba, como lo ha hecho, siglo tras siglo. El cambio de Ciclo estaba próximo a llegar y de él dependía que fuera indoloro y armónico o fuertemente traumático. Es la alternativa que suele repetirse en el devenir de esta célula del Cosmos, y el Ser Humano tiene la prerrogativa de elegir.

Queda sólo tiempo de buscar a Dios con urgencia. De tratar de sentirlo en lo profundo del corazón, implorando Su perdón, haciendo penitencia y transmutando las conductas erradas que impiden la limpieza del Alma. Cuán hermoso sería que, ante la lectura y escucha de las profecías del porvenir cercano, millones y millones de criaturas del planeta Tierra rectificaran sus comportamientos y cambiaran lo negativo de su interior en positivo. Volvería a repetirse, sin duda, el milagro de la sensata ciudad de Nínive, y ocurriría, de nuevo, como en el caso del bíblico profeta Jonás. Así sea.